Claves para entender el uso del Tai Chi Chuan en combate

Claves para entender el uso del Tai Chi Chuan en el combate

Claves para entender el uso del Tai Chi Chuan en combate

Cada sistema o estilo, tiene unas claves de estrategia y técnica que lo hacen funcional. Si conseguimos mantener el combate dentro de nuestro umbral de ventaja, las posibilidades de salir airoso aumentan.

Podemos ver distintas clasificaciones técnicas y/o estratégicas. Hay sistemas que se decantan por el golpeo, otros por los métodos de lucha, otros por los de control… Por lo general, la mayoría utilizan una mezcla de los tres.

A nivel de uso del cuerpo y de mecánica corporal, unos abogan por la supremacía del practicante en fuerza, explosividad, agilidad, velocidad… mientras que otros lo hacen en claves de posicionamiento, uso de la fuerza del contrario, etc. Y en general, la mayoría utilizan una combinación tanto de la habilidades/cualidades "evidentes" del primer grupo, como de las "sutiles" del segundo.

El Tai Chi Chuan no es una excepción, pero como sucede con cada sistema, tiene sus propias preferencias y líneas maestras, las cuales ya empecé a introducir en este artículo. Ahora vamos a ir más allá y desarrollar las claves de la estrategia de combate.

LA FUERZA EN EL TAI CHI CHUAN

¿Fuerza en el Tai Chi Chuan? ¿Pero no dicen que es un sistema para relajarse? ¿Que no hacen uso de la fuerza? Pues, como en todo, hay que matizar y mucho la respuesta.

En Tai Chi Chuan se huye del enfrentamiento directo "fuerza contra fuerza". No se tiene en mucha estima la fuerza "bruta" derivada de la contracción muscular. En su lugar, se prefiere el uso de un tipo de fuerza que surge de la intención de expandir el músculo, en vez de contraerlo. Además, se busca la integración de todo el cuerpo en el movimiento, evitándose la fuerza segmentada. Es decir, no se usa la fuerza del brazo, o de la pierna, o del giro del torso en un determinado movimiento, sino que se usan todas ellas unidas en cada movimiento. El desplazamiento total en cada articulación/grupo muscular será reducido, pero la suma de todos ellos proporciona la amplitud necesaria, junto a una gran potencia.

Todos estos factores, actuando de forma conjunta, exigen moverse de un modo particular, que en absoluto es "innato", y que precisa un aprendizaje y entrenamiento bastante exigente. Eso sí, desde la óptica del Tai Chi Chuan, pensamos que es el método que proporciona los mejores resultados y la mayor eficiencia mecánica.

PENG, LA FUERZA EN EXPANSIÓN

Imaginemos un muelle que trabaje a compresión, como el de un amortiguador, con sus espiras separadas.

Muelle de metal

Podemos apretarlo y estirarlo, y trabajará de forma elástica, hasta que sus espiras se junten por completo. En ese momento pasará a comportarse más como un sólido rígido que como un elemento elástico.

Pues bien, en Tai Chi Chuan, nos gusta actuar como un elemento elástico y no como un "sólido rígido". Así, del total de fuerza que disponemos, utilizamos sólo el porcentaje de la misma que nos permite mantenernos en el régimen elástico. A esto lo llamamos Peng y podemos decir que es la base de todo el sistema, el "punto de partida" del Tai Chi Chuan.

FUERZA RÍGIDA Y FUERZA ELÁSTICA

¿Cómo diferencio qué es fuerza rígida y que es fuerza elástica? En la fuerza rígida llevo mi cuerpo en tensión, contraído. Mis articulaciones están "comprimidas", presionando un hueso con su contiguo. Al golpear, siento en mi puño (y muñeca, codo, hombro....) el impacto en la misma medida que el rival en su cuerpo. Al impactar, se me sacude hasta el último pelo de la cabeza. Al golpear con fuerza elástica, llevo mi cuerpo en actitud de expandirme en direcciones opuestas, lo que "separa las articulaciones". El impacto del golpe sacude al rival (o al saco, o a lo que golpee), y es amortiguado en el espacio generado entre articulaciones. La sacudida del golpe apenas afecta al cuerpo. Este es un modo simple de comprobar si hacemos las cosas de un modo u otro.

Supongamos ahora que mi fuerza es de 100 unidades. Cualquiera, sin importar si tiene o no entrenamiento, es capaz desde el primer momento, de usar un cierto porcentaje del total, exclusivamente en actitud elástica de expansión. Lo que en nuestro símil del muelle implica que las espiras se van uniendo pero aún no se tocan.

Fuerza rígida y fuerza elástica

Mi estimación personal, es que sin entrenamiento específico, nadie puede usar un porcentaje superior al 20% de su fuerza total en régimen elástico (columna 1 de la gráfica). Es evidentemente un porcentaje muy poco atractivo, pero el Tai Chi Chuan sólo funciona de modo óptimo en este régimen.

El método más "simple" para aumentar nuestra fuerza total Peng es aumentar la fuerza total. Si doblo mi fuerza de 100 a 200, el 20% pasará a ser de 40 unidades de fuerza. El único problema es que multiplicar por dos la fuerza total no es tan simple y aun así, estaré consiguiendo menos de la mitad de fuerza efectiva Peng que si trabajo en régimen de entrenamiento específico (columnas 2 y 3 de la gráfica).

La cuestión, pues, pasa por modificar el porcentaje de fuerza total en régimen elástico que podemos generar. Esto explica los "curiosos" métodos de entrenamiento del Tai Chi Chuan, que como persiguen unas habilidades muy concretas, tienen en consecuencia características bastante exclusivas (columna 3 de la gráfica). Todo ello, por supuesto, sin obviar la posibilidad de simultáneamente, aumentar nuestra fuerza global.

Trabajo de Tai Chi Chuan

Si tiene tantos impedimentos, ¿por qué empeñarse en usar ese método?

Pues muy sencillo, porque es mucho más eficiente que el resto. Sin paliativos. Otra cosa es que con un porcentaje mínimo de Peng, puedas superar toda la fuerza "rígida" de un oponente. Eso ya es cuestión de números entre otros factores. Pero las cosas que se pueden hacer en este régimen de trabajo muscular son simplemente sorprendentes.

Sensibilidad, la otra baza del Tai Chi Chuan

Todos tenemos umbrales de percepción, por debajo y por encima de los cuales, no nos enteramos de las variaciones que se producen. Sencillamente, fuera de ellos "somos ciegos y sordos".

Umbrales de percepción

En Tai Chi Chuan enfatizamos la sensibilidad táctil, lo que implica ser consciente en grado superlativo de las variaciones en la presión ejercida por el rival y la que nosotros ejercemos sobre él: dirección, intensidad, punto de aplicación...

Todos los que practiquen un sistema de, o con agarres, saben de lo importante que es detectar las maniobras del rival para conseguir una buena colocación y ejecución de una técnica, de lo importante de utilizar la dirección y punto de aplicación correcto en una técnica de proyección, palanca, control…

No es para nada infrecuente que, cuando queremos darnos cuenta de lo que pasa, ya es demasiado tarde, y que aunque el rival aún no ha culminado su técnica, ya no es posible zafarse, por haber superado el "punto de no retorno". Si nos cierran un armbar no es preciso que nos rompan el brazo para saber que nos han vencido. Se entiende que una vez colocado, no hay salida y lo aceptamos, bien nosotros al palmear, bien el árbitro al detener el combate.

Imaginad lo útil que puede resultar el ser consciente al menor roce, de la dirección, intensidad final e intención de cada movimiento del rival, antes incluso de que él sepa si va a tener oportunidad real de aplicarlo con éxito, porque su sistema nervioso aún no es capaz de darle la información propioceptiva necesaria para saber si llega o no a tocarme.

Sí, suena demasiado bonito para ser verdad, pero eso es precisamente lo que se busca con los trabajos de sensibilidad del Tai Chi Chuan (Tuishou, o "empuje de manos").

Umbrales de aplicación óptima de la técnica del Tai Chi Chuan

Como se ha dicho, todos tenemos nuestros umbrales de percepción mínimos, por debajo de los cuales "no nos enteramos de lo que sucede".

Si mis umbrales mínimos de percepción tienen un valor menor que los de mi rival (mayor sensibilidad), me enteraré antes que él de lo que sucede y podré actuar en consecuencia en su "zona ciega", pudiendo alcanzar con mis técnicas el "punto de no retorno" antes incluso de que el rival sepa que el enfrentamiento se ha puesto ya tan serio.

Por otro lado, se ha comentado que nos gusta trabajar en régimen elástico, al ser donde las técnicas de Tai Chi Chuan dan su mejor resultado.

Así las cosas, mi ideal es trabajar bajo una de estas condiciones:

  • En el área que se encuentra entre mi umbral mínimo de percepción y en el suyo, de forma que "yo veo, pero el rival no".
  • En el intervalo donde a mi rival se la ha agotado su fuerza elástica, pero yo aún poseo más.

Evitaremos además movernos en los umbrales en los que ambos estamos en régimen de fuerza rígida (donde la fuerza bruta, velocidad, resistencia, etc., tienen ventaja), o en el intervalo en el que ambos poseemos fuerza elástica Peng, donde los dos percibimos con claridad el movimiento del rival y este el nuestro.

Es en esta última zona donde habitualmente se llevan a cabo la mayoría de los enfrentamientos, junto con el área de fuerza rígida por parte de ambos contendientes. En la primera, habitualmente, la victoria es una cuestión de suerte (o de habilidades no contempladas en este artículo). En el segundo, ganará el más fuerte.

Umbrales Tai Chi Chuan

Cuando actuamos en el primer umbral ventajoso, al moverse mi rival, me informa de todas las características de su movimiento, cuando aún apenas ha aplicado sobre mí una fuerza que, siendo creciente, aún es tan pequeña que él ni la siente y, por lo tanto, no puede aún corregir nada si las cosas "no van como esperaba".

En el caso extremo de un golpe, desde que la piel de su puño hace contacto con mi cuerpo y hasta que la presión final ha sido ejercida, pasa un breve lapso, en el que paso por al menos los dos primeros niveles y, por lo general, por todos ellos. En este punto, en el primer contacto, me adhiero al rival, interpreto su fuerza, la neutralizo y aplico la mía.

Como el rival no es consciente de lo que pasa, su resistencia es inexistente y resulta superado sin esfuerzo muscular aparente. Esto explica el porqué de gente que "cae" al primer toque o se comporta como si le entrase una súbita debilidad. Sencillamente, la fuerza que opusieron a la aplicada de forma sutil en el rango de "ceguera" del oponente, por parte del experto en Tai Chi Chuan en un determinado punto y dirección, fue "cero". Y "cero" no puede oponerse de un modo efectivo a "algo" que, aunque sutil, es real y mayor que "cero".

Si me muevo en el rango en que mi fuerza aún es elástica (Peng), pero él ya está actuando de forma rígida, se ve superado por una fuerza aparentemente imparable y que no resulta fácil de comprender, donde cada fuerza que nos es aplicada, le vuelve al oponente, en forma de "rebote".

Muchas de las historias y de los vídeos donde se ve a gente "volando" ante un toque aparentemente inofensivo, o donde los alumnos caen a los pies del maestro que apenas los roza, tienen en estas habilidades su explicación. O bien gracias a la sensibilidad, se les priva de un sutil, pero absolutamente necesario apoyo, generando su caída, o se aplica una pequeña fuerza en la dirección que no ofrece resistencia y, además, presenta la mayor debilidad estructural o de equilibrio.

Técnica de Tai Chi Chuan

En otras ocasiones, lo que se muestra es el efecto de un cuerpo muy entrenado y fuerte, que hace uso además de Peng, de tal modo que el propio impulso del rival se ve aplicado sobre este, generando la unión de fuerzas de ambos contendientes y aplicado en un punto (por lo general diferente al punto de contacto), donde la resistencia a dicha fuerza es inexistente, lo que provoca un desplazamiento muy grande en relación a la fuerza aplicada.

Y sí, por supuesto, otras veces, es puro cuento. De eso también hay mucho. O se muestra una habilidad real, pero en un contexto donde aparenta ser algo "diferente".

Tai Chi Chuan en el rango de fuerza rígida

¿Qué pasa si se aplica el Tai Chi Chuan en el rango de fuerza rígida? Pues que no funciona. De hecho, los resultados son muy malos, equivalentes a los de "una persona sin instrucción marcial alguna". Bueno, puede que no tanto, pero se le acerca.

Recientemente se ha producido en China un combate, bajo las reglas de MMA entre Xu Xiadong, practicante de MMA y Wei Lei, maestro de Tai Chi Chuan, que ha generado una enorme (y en mi opinión, absurda) controversia.

Para los que todavía no sepan de qué se trata, aquí está el enfrentamiento en cuestión:

El famoso combate. ¿qué falló?

Punto primero, ¡no falló nada!

Ganó el mejor, el que mejor llevó el combate y además lo hizo de un modo aplastante. Cuando uno entra en una competición, debería saber que puede ganar, perder o empatar . Las "pataletas", si pierdes, son aceptables en niños, pero no en una persona adulta y seria.

Las declaraciones posteriores del vencedor, donde afirmaba cosas como que su rival "no poseía habilidades marciales superiores a las de un hombre sin entrenamiento", han sentado fatal en la comunidad de practicantes de Tai Chi Chuan y estilos tradicionales, ofreciéndose muchos para la "revancha".

Si analizamos el enfrentamiento, cuya duración es inferior a 20 segundos, vemos que Xu, el practicante de MMA, lanza el primer puñetazo a la cara de su rival, Lei, que a duras penas consigue esquivarlo, inclinándose hacia atrás y sin conseguir recuperar una posición equilibrada ya en el resto del combate.

El siguiente puño le impacta en la cara y de ahí hasta que cae y sigue recibiendo castigo en el suelo, boca abajo, apenas logra esquivar a duras penas algún otro golpe, solo para recibir el que en cadena y acompañado de varios más, le llega detrás.

Por parte de Xu, pocos errores cometió, si es que hubo alguno. Por parte de Lei y desde la óptica del Tai Chi Chuan, TODOS LOS POSIBLES.

Maestro de Tai Chi derrotado

CONTROL DE LA DISTANCIA

El Tai Chi Chuan es un arte que aunque tiene ciertos recursos en distancia larga, busca la distancia corta. Lei lo intentó de un modo muy pobre ante el primer puñetazo y luego ya se limitó a intentar huir.

Personalmente concibo el Tai Chi Chuan como un sistema mixto de percusión, lucha y controles, que trabaja eminentemente en distancia corta y en contacto con el oponente. Fuera de ese rango, que es de por sí bastante amplio, el sistema no resulta "ideal".

¿Por qué no atacó? ¿Por qué no se adhirió a Xu? ¿Por qué intentó mantener una distancia que no le convenía? Por dos factores:

  • Primero y más importante, su rival no se lo permitió.
  • Segundo: me temo que la experiencia de Lei en dar, recibir y gestionar golpes aplicados con contundencia y ganas reales de impactar, es muy pobre.

UMBRALES DE PERCEPCIÓN Y FUERZA ELÁSTICA

Antes hemos hablado de este asunto. O Lei no los entiende, o su adversario supo obligarle a quedarse en los que no le convenían.

No es algo nuevo. En boxeo uno se mueve, golpea e intenta que no le golpeen. Si recibe un golpe lo encaja. La teoría es muy simple. Hasta que llegó Mike Tyson, en sus inicios, donde todo se transformó en "el combate durará hasta que te pongas a tiro y Tyson suelte el primer golpe".

Todas las teorías, estrategias y sistemas, cuando fallan, es siempre en el mismo punto: el oponente.

¿Tan malos eran los oponente de Tyson hasta James "Buster" Douglas? No lo creo. Lo mismo alguno sí era realmente "malo", pero lo dudo. Lo indudable es que Tyson sí fue mucho mejor que ellos en su rango de habilidad y que supo mantenerlos allí hasta el KO sin dar oportunidad alguna de usar su indudable/presumible habilidad.

Mike Tyson hacía parecer fáciles a sus oponentes

Salvando las distancias, Xu hizo lo mismo. Eso no invalida necesariamente a Lei y mucho menos al Tai Chi Chuan, pero sí que encumbra a Xu, ¡que para algo ganó el combate!

Lo mismo en un segundo enfrentamiento, Lei sí puede hacer uso de las habilidades del Tai Chi Chuan y le da la vuelta al resultado, o sigue perdiendo, pero tras "dar una buena batalla". O entra un tercero en discordia y demuestra una absoluta superioridad. Hasta entonces, mis felicitaciones a Xu, el campeón.

LAS EXCUSAS

Tras el combate, surgieron en la red miles de voces, clamando venganza (literal) por la "ofensa", tanto la que supuso su victoria como sus declaraciones, donde no dejaba en muy buen lugar, no tanto a estilos particulares, como sí a una forma de entender las artes marciales que no hay por dónde salvarla.

También se han dado muchas otras réplicas, bien fundamentadas, reivindicando la utilidad real del Tai Chi Chuan y de los estilos tradicionales, algo que el mismo Xu reconoce en entrevistas posteriores al combate.

Y cómo no, otras muchas sugiriendo excusas que ofenden más que explican el resultado del combate. Cosas como "es que en Tai Chi Chuan hay que dedicar mucho tiempo a formas, qigong para la salud, filosofía… y no queda mucho para el combate".

Qigong para la salud

En mi humilde opinión, son comentarios estúpidos. Cada entrenamiento en Tai Chi Chuan debe de mejorar tus habilidades marciales, de un modo u otro, de forma directa o indirecta. Y si no, tu entrenamiento es erróneo.

Otra categoría que también me ofende, son las críticas feroces contra Lei, acusándole de ser una pésima elección a la hora de representar al Tai Chi Chuan, poniendo en duda su nivel y habilidad.

Salvo que la crítica se haga sobre un estudio técnico de su pelea, lo demás es hablar por hablar y encima desde la barrera. Él se expuso a pelear y perdió. Puede que no fuese la persona idónea, pero sí fue el que se arriesgó. Desconfío bastante de la habilidad real de alguien que nunca ha perdido. Me suena más bien a que no se ha enfrentado nunca a un rival digno.

El problema, y esto sí es real, reside en que muy pocos entrenan de forma realista, desde la tradición del Tai Chi Chuan, para combatir, ya sea en un ámbito reglado, ya en defensa personal.

Y cuando lo hacen, es desde premisas endogámicas, donde se centran en responder desde el contacto previo y con restricciones técnicas al ámbito del empuje de manos, a un ataque que tampoco es real.

¿Y dónde está ese Tai Chi Chuan real?

Pues lo hay, aunque no mucho, sobre todo desde un punto de vista porcentual, ya que la inmensa mayoría de los “practicantes de taichi”, incluso niegan que su actividad sea un arte marcial. Pero los hay, aunque la realidad es que seguramente no tienen intención alguna de competir, ni de salir a la luz pública. Ni les interesa, ni les importa ni lo necesitan. Y otros muchos, de fama notoria, que se cuidarán muy mucho de entrar a ese trapo, donde tienen muy poco que ganar (ya son famosos en el ámbito que les da de comer) y sí mucho que perder.

Hay nombres no obstante, como Chen Yu, Su Dong Chen, Lau Kin Hong… expertos que cuando se les ha puesto en la situación, sí que han demostrado de lo que son capaces ellos y sus sistemas. Y muchos otros, más "anónimos" que, llegado el caso, también lo han hecho/lo harían.

¡Ojalá algún día me toque explicar las claves de la victoria de un exponente de Tai Chi Chuan en vez de las de su derrota!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies