La Espada de Marte, la Pluma de Minerva

Portada: filosofía en las artes marciales históricas europeas

La Espada de Marte, la Pluma de Minerva

En este artículo abordaremos uno de los temas más amados y odiados por los artistas marciales y deportistas de contacto: la Filosofía Marcial. Parece algo imprescindible, sin el cual no podemos entender nuestros estilos, pero la forma de explicarla y manifestarla es enormemente cambiante.

1. FILOSOFÍA EN LAS ARTES MARCIALES HISTÓRICAS EUROPEAS

En ocasiones se reduce a una serie de juegos semánticos con la palabra arte, intentando dotarla de significados variopintos que le den una mayor profundidad y sentido de lo trascendental al entrenamiento físico y mundano que generalmente realizamos. En otras, es un decálogo o conjunto de mandamientos que nos enseñan a ser mejores personas, o un paradigma de la lucha contra nuestro Ego, o una renuncia a la competición por pensar que daña nuestro trabajo.

Tomarnos esto demasiado en serio lleva a extremos de parodia, en el que nos imaginamos como pertenecientes a una clase social de otra cultura y otro tiempo con la que no tenemos nada en común. También puede llevarnos a una falsa humildad, en la que no cesamos de mencionar cuán poco Ego tenemos mientras despellejamos a todo lo que se mueve.

La realidad, por supuesto, es mucho más compleja y tiene tantos matices que necesitaríamos un libro entero para detallarla. En este caso, quiero centrarme en un único aspecto: la Filosofía en un arte marcial europeo histórico es lo que permitía ser reconocido como miembro activo, respetado y aceptado por la sociedad de su tiempo. Hay mucha tela que cortar, pero en esencia es "simplemente" eso.

Representación de la Filosofía clásica

No hablamos de algo que nos vuelve "superiores", más elevados o más profundos que otras personas, sino de algo que nos convierte en personas normales, que nos integra en la sociedad. ¿Por qué? ¿Qué utilidad social tiene un experto en matar y mutilar gente de muchas formas distintas, ya sea con sus propias manos o con armas? Ciertamente puede ser un entretenimiento, y puede ser muy útil puntualmente o en caso de guerra, pero… ¿invitarías a esa persona a tu casa?

Seguramente pensarías que es un bicho raro que es mejor tener lejos, una herramienta para utilizar cuando sea oportuno, que luego devuelves a la caja, guardas donde no moleste y las visitas no le vean. Por supuesto, la sociedad puede otorgarle honores y agradecimientos… mientras la gente piensa que ojalá se vaya rápido de mi casa o le maten en alguna guerra lejana y podamos respirar un poco.

2. JUNTANDO ESPADA Y PLUMA

Tu código marcial es tu forma de decir "yo juego": que estás dispuesto a seguir una serie de pautas y actitudes que te permitan ser aceptado en el grupo.

Ciertamente es el caso de la Esgrima en la Península Ibérica durante los siglos XVI y XVII. Arte que todo el mundo quería conocer a la vez que profesión despreciada por mecánica e indigna. ¿Cómo solucionaron el problema?

  • Dotando a la ejecución práctica de la técnica un sustento teórico culto y rico en referencias a autores clásicos respetados por todos, como matemáticos, astrónomos y/o filósofos.
  • Añadiendo una actitud de respeto a la vida y de contención al combatir que la Iglesia pudiera apoyar. 

Creando una conciliación entre las artes militares y las letras, es como nace la Verdadera Destreza como estilo de esgrima que buscaba "algo más".

Esta figura marcial culta se nos presenta también en otros ámbitos como "el soldado literato": Cervantes, Calderón de La Barca Un arte que reclama su sitio en la sociedad como parte de ella, no como algo "superior" sin codearse con el vulgo, sino como algo dispuesto a seguir las reglas del juego y ganarse el respeto de sus iguales.

Calderón de la Barca

3. FILOSOFÍA Y VIRTUDES EN LA CORNUCOPIA

Pasemos a la Filosofía de la Verdadera Destreza, en concreto al tratado de Don Gaspar Agustín de Lara conocido como Cornucopia numerosa y alfabeto breve de principios asentaos y rudimento conocidos de la Verdadera Filosofía y Destreza de las Armas, dedicado principalmente al caballero de la Orden de Calatrava Don Manuel José Cortizos de Villasante.

Agustín de Lara es un personaje muy interesante para entender esta filosofía marcial, muy próximo a las ideas de Calderón de la Barca y amigo personal de Francisco de Ettenhard, mencionado en el libro. Ettenhard, experto en el estilo de la Verdadera Destreza, caballero de Calatrava, llegó a ser Capitán teniente de la Guardia Real Alemana de Carlos II . También es mencionado el Capitán Blas de Rueda, respetadísimo discípulo del Maestro Mayor Pacheco de Narváez (el gran difusor del estilo), tanto que se pide la aprobación de su hijo para el libro, que otorga encantado.

Dejando el rollo histórico a un lado, que me estoy pasando, basta decir que la Cornucopia es una voz autorizada para leer la filosofía marcial de su tiempo.

Verdadera Destreza y Filosofía

¿Qué nos atrae de este tratado? Está compuesto casi en su totalidad de poemas sobre las virtudes marciales. Una y otra vez encontramos referencias clásicas asociadas a la marcialidad, la literatura y la cultura, como un todo inseparable para el artista marcial. Fijémonos especialmente en las referencias a los dioses Marte-Ares, Febo-Apolo y Minerva-Atenea.

Soneto de Don Francisco de la Torre y Sevil, caballero de Calatrava, al autor:

En líneas contener la bizarría,

Y reducir la cólera a preceptos;

¿Qué será sabia hacer la valentía?

Y formar Marte, y Phebo en tus conceptos

de cólera, y preceptos armonía.

Décima de Don Francisco de Atayde, caballero de Santiago, al autor:

Si nuestro lidiador Numa

Dio leyes al pelear;

También tú supiste hallar,

Con tan valiente argüir,

elegancias para herir,

dulzuras para lidiar.

Décima de Don Juan de Luna, capitán de infantería, al autor:

Pues tu pluma remontada

De Don Luis los rayos suma,

Y muerto debe a tu pluma,

Lo que viviendo a su espada.

Soneto de Don Nicolás de Arda, al autor:

Corta tu pluma numerosamente,

Cuando escribe lacónica la espada

(…)

Apolo esgrime ya a compás sonoro,

Marte ya canta a proporción suave;

Y alternos ambos, dulce hacen la ira.

Décima de Don Cristobal Ferroche de la Vega, al autor:

Tus conceptos soberanos,

Y aquel brazo sin segundo,

Están informando al mundo

Ser Marte y Minerva hermanos.

Décima de Don Pedro Gomez, al autor:

En tu diestra celebrada

La atención admira en suma,

Tan agudo el de la pluma,

Como el corte de la espada.

Veamos ahora lo que nos tiene que decir el autor sobre determinados conceptos filosóficos y marciales.

NOTA SEGUNDA: DEDICADA A LOS QUE SIN CONOCER EJECUTAN

Vano es el ejercicio,

Que tiene a la ignorancia por oficio;

De oscuro entendimiento,

Es todo acto sin conocimiento.

(…)

Más aguda estocada,

El consejo esgrimió, que no la Espada;

El más seguro Acero,

Ha de probarle la razón primero;

La potencia destruye,

Todo conocimiento, que concluye;

Más el conocimiento

Sujeta, que no el mismo vencimiento.

NOTA TERCERA: QUE ES NO OFENDER, DEFENDIENDO

Quien no ofende, defendiendo,

Sabe ser Diestro cristiano,

Vida, y muerte está en su mano,

Al enemigo ofreciendo,

No hacer ofensa, pudiendo,

Es la Destreza mejor;

Si el adversario rigor,

La muerte elige por vida,

De sí mismo es homicida,

Pues eligió lo peor.

NOTA SEXTA: LA IRA NO HA DE HACER DUELO

El que a la ira se llega,

Huye veloz de sí mismo,

Y a lo inhumano se entrega.

Concediendo a un ciego abismo,

Cuanto a si propio se niega;

NOTA SÉPTIMA: QUIEN NO SUPIESE VENCERSE

La sabiduría de vencerse el hombre a sí mismo, es la ciencia de las ciencias, y la Filosofía de la mejor Destreza de Armas, si esta se ejercitara mucho, poco se necesitaría de la que se ejercita tanto.

El propio vencimiento,

Con ser tan natural, es más violento;

(…)

Quien no sabe vencerse, mucho ignora;

(…)

Solo sabe ser diestro,

El que para vencerse es buen Maestro;

Triunfo ajeno, es impropio,

Y pequeño, el mayor trofeo, el propio.

NOTA DOCE: AYUDAR, NO RESISTIR

Ayudar, no resistir,

Las fuerzas hace aumentar;

Mucho se sabe esforzar,

Quien no se supo oprimir.

Lo flaco, será más fuerte

Unido a la fuerza, pues

AsÍ aquello que no es,

En otro ser se convierte.

Más fácil es ayudar,

Que resistir, la Concordia

Es virtud, y la discordia

No sabe facilitar.

NOTA TRECE: LA DIFERENCIA ENTRE EL APORREADOR Y EL DIESTRO

Del Diestro, al Aporreador,

Tanta diferencia arguyo,

Cuanta hay del Sol, a la sombra,

Y de lo culto, a lo inculto.

El primero, de la Ciencia

Es primogénito alumno;

De insuficiencia ignorante,

Hijo bastardo el segundo.

CONCLUSIONES

Fijaos en cómo Agustín de Lara hace referencia a ideas como vencerse a uno mismo, un concepto que implica no sólo sabiduría personal sino también marcial. O también a que la ira nos aleja de nosotros mismos o la distinción entre ciencia e ignorancia. Mediante este ejemplo he pretendido mostrar cómo la filosofía podía encontrarse en un tratado de esgrima como algo parte del mismo arte.

Espero que os haya gustado esta presentación tan poco ortodoxa, aunque fuese poniendo poemas en vez de maneras para descoyuntar al personal. Era importante para mí proporcionar aunque fuesen unas pocas pinceladas de lo que estos artistas marciales tenían que decir. Lo dejamos aquí por ahora.

¡Nos leemos en la próxima!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies