Entrenamiento en solitario, la clave del éxito

Entrenamiento en solitario - la clave del éxito

Entrenamiento en solitario, la clave del éxito

Hace ya muchos años que entrenando una mañana de sábado en un parque, vi pasar a mi maestro acompañado de varias personas.

Tras terminar la serie de ejercicios que estaba realizando (unos 10 minutos), decidí dar una vuelta para ver si le encontraba. Tardé poco, puesto que habían parado muy cerca, y ya me quedé el resto de la mañana con él y los que resultaron ser un grupo de alumnos chinos.

A los pocos minutos de estar con ellos, mi maestro me preguntó por dónde andaban mis compañeros, extrañado de no ver aparecer a nadie más. Le expliqué que los sábados nunca quedábamos para entrenar (lo hacíamos varias tardes a la semana aparte de nuestras clases regulares) y que yo aprovechaba ese día para entrenar solo. No dijo nada en ese momento, pero noté que le había gustado mi respuesta.

Al final del entrenamiento, acompañando a mi maestro a su casa, me comentó : los buenos practicantes no pierden una ocasión de entrenar con compañeros, pero los mejores dedican mucho tiempo a practicar solos...

1. BENEFICIOS DE ENTRENAR EN SOLITARIO

Los beneficios del entrenamiento en solitario son muchos, pero nos centraremos en dos aspectos: beneficios para el cuerpo y beneficios para el “espíritu”. Entendamos que “entrenamiento en solitario” no significa sin guía o autodidacta, significa que una parte sustancial de nuestra práctica la realizamos en soledad, aunque sea supervisada por nuestro maestro o profesor. En ocasiones ese mismo entrenamiento lo realizaremos de forma grupal.

Entrenamiento en solitario 1

BENEFICIOS PARA EL CUERPO

No importa la actividad que realicemos, todas precisan de una preparación física específica si queremos llegar lejos en ella. En el caso de practicar artes marciales, las cualidades físicas de fuerza, velocidad, resistencia, elasticidad, etc., pueden ser similares a las de otros métodos y deportes. El trabajo de reflejos, en cambio, tiende a ser muy diferente (entramos a los golpes en lugar de alejarnos, buscamos el contacto…) y, en cierto modo, "antinatural", es decir, debemos modificar de un modo radical nuestros reflejos innatos.

Si además hablamos de estilos suaves y/o "internos" el tema es aún más peliagudo, pues debemos modificar prácticamente todo nuestros reflejos neuro-musculares innatos y sustituirlos por otros más eficientes, que además “no vienen de serie”.

Como ya se comentó en este artículo anterior, el Tai Chi Chuan basa su trabajo corporal en la idea de expansión muscular frente a la contracción, a ceder frente a oponer y a adherir frente a evitar. Aunque estas habilidades se ponen a prueba con un compañero en trabajos de sparring, lo cierto es que se fundamentan en ciertas habilidades corporales básicas que se adquieren fundamentalmente en solitario. Estas habilidades se cultivan mediante el trabajo de posturas estáticas, el desarrollo consciente de la propiocepción y el entrenamiento del "movimiento consciente y unificado" de todo el cuerpo en cada acción. Fácil de decir, tremendamente complicado de conseguir, y siempre a través de un entrenamiento pleno en dedicación y "atención"

ATENCIÓN E INTENCIÓN

En Tai Chi Chuan (en realidad en toda actividad que nos tomemos en serio en la vida), en aras de conseguir la máxima efectividad, es preciso practicar en todo momento según unos parámetros muy determinados, con una actitud general muy determinada y, por si fuera poco, prestando una atención consciente a la acción en todo momento, sin dejar lugar ni a la distracción ni a la indolencia, ya sea física o mental.

Cuando entrenamos con un compañero, tenemos una forma muy simple de comprobar si lo que hacemos está "posiblemente bien" ejecutado o por el contrario "mal" ejecutado.

Si funcionó, probablemente "no lo hicimos mal", pero​ ni por asomo significa que lo hayamos hecho "bien", entendiendo "bien" como "perfecto".

El propio compañero, oponente, rival, etc., por un lado, aporta información sobre como de eficiente es nuestra acción sobre su cuerpo, sobre si tuvimos o no un buen timing...por contra, nos “distrae” sobre cómo de eficiente es la acción sobre nuestro propio cuerpo.

El grupo dispersa la concentración del entrenamiento en solitario

¿Atentos a nuestro entrenamiento o a la dinámica y "animación" del entrenador?

Atentos al resultado final, nos perdemos la realidad del proceso. Y es ahí donde reside una de las claves más importantes para mejorar, en ser conscientede “qué”, “cómo” y “por qué” sucede “todo” en cada instante.

Es algo tan complicado de conseguir, que se necesita “silencio” para conseguirlo. El “silencio” en nuestro caso es la soledad que lleva a la introspección. Solo cuando esto se haya conseguido en un cierto grado, podremos pensar de un modo realista en llevarlo a la práctica con un compañero o un oponente de forma realista y con alguna posibilidad de éxito.

Entrenamiento en solitario 2

No necesita a nadie que le anime o estimule, ya tiene todo lo que necesita.

Analizando una técnica realizada frente a un oponente, ¿de verdad que no nos hemos movido con tensiones innecesarias? ¿Estábamos conectando cada parte del cuerpo con el resto durante el movimiento, utilizando el cuerpo como una unidad? Si eres capaz de controlar esas variables con toda precisión cuando entrenas con un compañero, eres un fuera de serie… el resto de los mortales tenemos que desarrollarlas “sin molestias”, es decir, en solitario.​

Ko efectivo pero con mala postura

Un KO con efectividad fuera de toda duda, pero, ¿de verdad Tyson se encontraba en una situación “perfecta o ideal” desde el punto de vista de postura o equilibrio?

Por supuesto, ese trabajo en solitario debe redundar en una mejora de nuestras habilidades con contrincantes, y este tipo de práctica “acompañado”, también mejora y “ajusta” nuestras habilidades "en solitario". Una parte no se puede desligar de la otra, es algo cierto en ambos sentidos, aunque el entrenamiento en solitario es siempre el gran olvidado.

2. ENTRENAMIENTO INDIVIDUALIZADO

Cada persona tiene sus puntos fuertes y débiles. Hay quien es muy fuerte, pero la idea de correr durante cinco minutos ya le genera sudores. Hay quien posee una resistencia cardiovascular tremenda, pero una agilidad, elasticidad, o fuerza… que no está a la misma altura.

Cuando empezamos nuestro aprendizaje, en principio todos partimos de un nivel general muy bajo, y entonces un entrenamiento “genérico” funcionará con éxito en casi todos los casos. Sin embargo, en poco tiempo, aparecerán habilidades y debilidades individuales que deberían ser potenciadas/superadas y que raramente se dan de forma uniforme entre los distintos miembros de un grupo.

La solución es que dediques la práctica de grupo a aprender elementos técnicos y no esperar mejorar de forma “grupal” tus problemas “individuales”.

Comparación luchadores de Sumo

Aunque ambos sumotori practican el mismo arte, es indudable que las necesidades, fortalezas y debilidades de cada uno son diferentes. ¿De verdad podemos pensar que aun usando mismos métodos de entrenamiento, van a entrenar igual?

EL ESPÍRITU

Dejando de lado que nunca he sabido a qué le llama la mayor parte de la gente "beneficios espirituales", voy no obstante a dar mi punto de vista.

Uno puede iniciarse en la práctica de artes marciales por diferentes razones, como son la defensa personal, la competición, estar en forma, socializar… sinceramente, todo esto es absolutamente irrelevante en la práctica “comprometida”.

Lo importante es si tu andadura marcial va a durar una corta temporada, o por el contrario se trata de algo que vas a hacer por el resto de tu vida. No importa tanto si es siempre en el mismo estilo o si vas buscando hasta encontrar “tu sitio”. Lo importante es esa proyección de futuro, y no es nada extraño que las motivaciones vayan experimentando cambios más o menos acusados según transcurre el tiempo.

LOS CAMBIOS

La gente va y viene en nuestras vidas. El tiempo del que disponemos para realizar una actividad de forma "reglada" cambia con cada momento y circunstancias. Un año tienes las tardes libres y al siguiente debes trabajar en el horario en que tus compañeros y tú entrenabais, antes disponías de mucho tiempo libre y ahora tienes hijos que cuidar, antes vivías al lado de la escuela y ahora bien tú o bien tu maestro os habéis mudado.

Maestro y alumno joven

Mismo arte, una vida de cambios y adaptaciones ya culminadas para uno, y todas por delante para el otro.

¿Podrías superar todo un año sin compañeros, entrenando solo sin por ello abandonar la práctica de tu estilo? ¿O por el contrario buscarás otra actividad dirigida, aunque no sea de tu total agrado, con tal de "no dejar de entrenar"? ¿O lo dejarás sin más?

¿Eres de esos que no dependen de los demás y crean su propio destino, de los que se adaptan a la circunstancias sin por ello abandonar sus fundamentos?

¿O eres de los que precisan/necesitan tener el apoyo y la rutina de un grupo para ponerte en marcha?

3. ES LA PERMANENCIA LO QUE NOS DEFINE

Cuando escribo esto, llevo ya 25 años largos entrenando Tai Chi Chuan sin interrupción. Por supuesto he tenido épocas ”gloriosas” en las que no he bajado de 4 (o bastantes más) horas diarias de entrenamiento, ya en grupo, ya en solitario, y otras donde me he pasado varios años sin apenas poder ver a mis compañeros (ya tendréis hijos, ya….), donde tenía que arañar ratos perdidos, robándoselos al sueño para poder entrenar.

“Progresar” en estas etapas en lo técnico era una mera ilusión. Por contra, han forjado un “espíritu indomable” ante la necesidad de sobreponerse a las dificultades y la adversidad.

No sé si dentro de otros 25 años seguiré entrenando Tai Chi Chuan (yo creo que sí), pero hay algo que tengo claro: si estoy vivo, seguiré entrenando hasta mi ultimo día, seguiré progresando, bien en lo que practico hoy en día, bien en la actividad a la que gradualmente me vaya derivando mi entrenamiento.

Lo que sí tengo claro es que no dependeré de nadie para querer hacerlo. Si tengo compañeros, mejor, si no, pues sin ellos. El entrenamiento en solitario precisa un espíritu fuerte y a la vez genera que ese mismo espíritu sea más fuerte cada día.

Recorrido de la cima en solutario

CONCLUSIONES​

Sigo sin saber qué son los "beneficios espirituales" asociados a la práctica de artes marciales y de los que tanto suelo oír hablar, siempre de forma abstracta.

Mi concepto sobre el “progreso espiritual” es simple y “tangible” y, sí, creo que entrenar en solitario es la clave para conseguirlo, porque no importa con cuantos compañeros empieces, al final, cada uno termina subiendo su propio cuerpo.

El ascenso a la montaña lo inician muchos, pero habitualmente a la cumbre llegamos solos.

¡Aprende a volar solo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies