CrossFit: Riesgos y Lesiones

Portada - Crossfit - Riesgos y Lesiones

CrossFit: Riesgos y Lesiones

Que el CrossFit está de moda es evidente. Incluso sin los datos en la mano, basta echar un vistazo en cualquier red social o, simplemente, pasear un rato por la ciudad (sí, de acuerdo, preferiblemente por algún polígono industrial) para ver una cantidad enorme de publicidad de boxes de CrossFit (afiliados a la marca o no), artículos a decenas sobre el tema o entrevistas con atletas destacados de la disciplina (quienes, por cierto, están empezando a alcanzar un status similar al de otros deportistas de más renombre).

De hecho, se estima que en el presente 2017 hay ya más de 16.000 boxes afiliados, más de 200 en España. Si contáramos, claro está, la cantidad de boxes en los que se practica CrossFit sin contar con afiliación, esa cifra crecería bastante.

Sin ir más lejos, cabe destacar que, según la revista Forbes, en 2015 la marca CrossFit ya valía 4.000 millones de dólares. Y creciendo. El tirón comercial es tal que ha supuesto, además, un renacer para Reebok, quien elabora y distribuye todo el equipamiento oficial, desde camisetas y pantalones a muñequeras, gorras, llaveros… casi cualquier cosa que podáis imaginar.

¿QUÉ ES EL CROSSFIT?

El CrossFit es un método de entrenamiento ideado por el entrenador Greg Glassman a mitad de los años 90, aunque su fundación oficial bajo el nombre de CrossFit llegaría en el 2000 y, su popularidad mundial, a partir de 2008.

Glassman aunó en sesiones de alta intensidad todo tipo de ejercicios funcionales de fuerza –ya conocidos– y dotó al sistema de un método de planificación que muchos otros han seguido después. Así, en CrossFit se practican desde ejercicios gimnásticos clásicos (como el uso de anillas o soga) hasta levantamientos de halterofilia, calistenia… mezclando también trabajo de corte más cardiovascular en algunas sesiones (o WODs: Workout Of the Day) como correr (por cierto, escribí cómo ser mejor corredor aquí), nadar o remar.

Algo indudablemente positivo que ha traído consigo el CrossFit es el acercamiento funcional al trabajo de fuerza (¿por qué es tan importante entrenar fuerza? Podéis leerlo aquí) que pasaba desapercibido para el gran público, mayoritariamente recluido en gimnasios “convencionales” y entrenando de una manera mucho más rutinaria y aislada, en cuanto a la aproximación muscular de la sesión.

Sin embargo, no todo el monte es orégano. La popularidad conlleva, casi siempre, devaluación del método y, sin duda, mala praxis. A día de hoy es fácil encontrar salas de entrenamiento dirigidas por personas sin formación ni bagaje en este tipo de actividades, lo que se traduce en mala planificación de las sesiones, mala gestión de las cargas y muchos, muchos practicantes lesionados.

Atletas practicando CrossFit

DATOS SOBRE RIESGOS Y LESIONES

Si echamos un ojo a los estudios (como el método lleva ya unos años a pleno rendimiento, empiezan a aparecer datos relevantes), comprobaremos que alrededor de un 20 % de los practicantes de CrossFit se lesionan durante algún momento de su práctica, algo más los hombres que las mujeres.

Se estima que se producen algo más de 2 lesiones cada 1.000 horas de práctica y, en uno de los estudios publicados más recientemente (Montalvo et al, 2017) se recogió que 191 atletas presentaron 62 lesiones en 6 meses de entrenamiento. Obviamente, la tasa de lesiones es mayor entre atletas competidores que entre atletas no competidores.

Si nos fijamos en la anatomía, hombros, zona lumbar y rodillas copan el podio. Los hombros, por cierto, suelen ser los peor parados en los gestos gimnásticos, mientras que las lumbares “caen” más durante trabajo de halterofilia. Y otro apunte clave: el riesgo de lesión disminuye si se entrena bajo la supervisión de un entrenador.

También se ha observado que entre practicantes habituales de CrossFit se da un engrosamiento de los tendones rotuliano y de Aquiles, aunque de forma aguda tras la sesión de entrenamiento, lo que es previsible en dinámicas de fuerza trabajadas en alta intensidad.

Cabe destacar también que algunas investigaciones han mostrado interés en averiguar cómo influye la práctica de CrossFit en una entidad clínica más severa, como la disección de la arteria carótida interna. En un estudio (serie de casos) publicado en 2015, Lu y colaboradores mostraron 3 pacientes que sufrieron dicha lesión asociada al entrenamiento. Sin embargo, para que nadie se lleve a error, los propios autores puntualizan que no puede probarse una relación causal. Y, de hecho, el riesgo de una disección carotídea es mayor en otro tipo de disciplinas donde los traumatismos craneales y en el cuello son recurrentes.

Dicho todo esto, es cierto que alguien podría desanimarse y pensar que el CrossFit o métodos similares son peligrosos. Pero… lo cierto es que no. Se han hecho muchas comparativas en cuanto a riesgo de lesión respecto a deportes practicados popularmente (rugby, fútbol, baloncesto, atletismo, halterofilia…) y el riesgo de lesión –especialmente entre practicantes novatos– es bastante menor.

Tasa de lesiones en CrossFit

Fuente de los datos aquí

¿Qué marca la diferencia? Sobre todo, y aunque suene a obviedad, entrenar “con cabeza”. Adaptar la intensidad y las cargas a nuestro nivel, sin querer ir más allá hasta que no estemos bien preparados y seguros de poder hacerlo; priorizando SIEMPRE la técnica en todos los ejercicios realizados y, por supuesto, respetando los días de descanso necesarios para reponerse de sesiones duras de trabajo.

Así pues, es necesario entender que el entrenamiento de fuerza, funcional, en alta intensidad, es recomendable y positivo, pero las lesiones pueden aparecer, especialmente si no somos disciplinados en nuestra práctica. Por tanto, si os decidís a probar, hacedlo progresivamente y bajo la tutela de un buen entrenador.

¡A por ello!


Referencias:

1. Kilmek C et al. Are Injuries More Common With CrossFit Training Than Other Forms of Exercise? J Sport Rehabil. 2017 Mar 2:1-17.

2. Meyer et al. The Benefits and Risks of CrossFit: A Systematic Review. Workplace Health Saf. 2017 Mar 1:2165079916685568.

3. Montalvo AM et al. Retrospective Injury Epidemiology and Risk Factors for Injury in CrossFit. J Sports Sci Med. 2017 Mar 1;16(1):53-59.

4. Moran S et al. Rates and risk factors of injury in CrossFitTM: a prospective cohort study. J Sports Med Phys Fitness. 2017 Sep;57(9):1147-1153.

5. Fisker FY et al. Acute tendon changes in intense CrossFit workout: an observational cohort study. Scand J Med Sci Sports. 2016 Oct 7.

6. Summit RJ et al. Shoulder Injuries in Individuals Who Participate in CrossFit Training. Sports Health. 2016 Nov/Dec;8(6):541-546.

7. Lu A et al. CrossFit-related cervical internal carotid artery dissection. Emerg Radiol. 2015 Aug;22(4):449-52.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies